continuación y conclusión de la entrada  EL COLOR DE LA PIEL.

Pues bien, una ves que las autoridades contaron con pruebas suficientes, para determinar, la verdadera identidad de la niña, las autoridades procedieron a emitir su resolución y fallo final, y esto fue lo que dijeron al salir  a la luz publica;

La Procuraduría de Justicia del Estado de Jalisco informó que la niña Liseth Alondra (La güerita del crucero), de cinco años de edad no es víctima de robo o secuestro y sería hija legítima de la pareja que vende chicles y pide limosna en el cruce de las avenidas Vallarta y Niño Obrero en la ciudad de Guadalajara.

Todo se había tratado de una falsa acusación, motivada por la denuncia hecha por un ciudadano preocupado y “bien intencionado” la cual fue dada a conocer a través de las redes sociales, lo que devino en una muestra calara de apoyo, – no por ello carente de un prejuicio indignante y de connotación racista-  de más de 64,000 usuarios de las redes sociales.

Nuestras autoridades que siempre saben salir bien libradas de escandalo alguno  que pueda poner en entredicho su impecable actuar, optaron por hacer lo que mejor saben, y condenando el atroz hecho de miseria y pobreza en el cual se veía inmersa la infante,  decidieron no regresar la niña a su madre, negándole la custodia y entregarla a una casa hogar, que de bastante buena fama gozan aquí en nuestra ciudad ese tipo de albergues.

-Olvide usted  el caso de los niños arrebatados de sus padres para ser vendidos a parejas de irlandeses, u otros extranjeros, o los niños que se fugaron de una caza hogar y no fueron reportados si no hasta meses después de lo ocurrido, la gran serie de denuncias hechas por ONGs como “Fine”  reportando todo una serie de abusos y maltratos que sufren los niños en este tipo de instituciones etc. “estos son solo algunos  casos aislados, excepciones y  nada mas”-, pese a que no se encontraron evidencias de maltrato infantil, como el síndrome del niño maltratado,  o maltrato físico de algún tipo, se encontraron claras evidencias de desnutrición y bajo peso,

-Cosa rara en un país donde más de cincuenta millones de persona s viven sumidos en la pobreza, lo que representa poco mas  del 47% de la población total de México.- razón suficiente para que no solo la niña le fuera arrebatada a sus padres, si no que también se abrió un caso en su contra, por el presunto delito de abuso  infantil, y se buscará arrebatar a los demás hijos de la pareja. ¡En México no se castiga el crimen, se castiga la pobreza!

Pregúntese usted apreciable y paciente lector, que habría ocurrido si un preocupado-bien-intencionado ciudadano se topara, al ir transitando por una de las principales y mas concurridas  avenidas de estad ciudad, no a la ”La güerita del crucero”, si no con, ”La morenita de los chicles” o “la indita de las papas” quien con apenas escasos cuatro años de edad hubiera estado acompañada de una mujer cualesquiera que fueran sus rasgos fisonómicos;

¿Cree usted que el caso llegaría a las redes sociales como una denuncia por rapto y explotación infantil, lo cual habría generado una reacción inmediata en más de 60,000 usuarios de la red?

¿Cree usted siquiera que este mismo individuo se hubiera molestado en observar curiosa y detenidamente a la criatura, y a la mujer que le acompañaba?

-Si su respuesta fue afirmativa apreciable lector, le invito a que reflexione un poco más sobre el tema-.

El racismo y prejuicio social que vivimos hoy en día en México y en gran parte de américa latina, presenta rasgos ambiguos y muchos más complejos, que los problemas raciales que se dan en Europa y los Estados Unidos, son en apariencia menos marcados y visibles y por lo tanto llegase a creer que menos dañinos que los mostrados por los países antes mencionados, sin embargo se vislumbra el verdadero rostro de este mal, a través de cotidianidad y de la vida diaria, hechos como el de la “güerita del crucero”, nos indican que hay un racismo mucho mas arraigado, prejuicioso y dañino de lo que queremos creer..

¿Pero cuales serán las razones de este odio y prejuicio,  en un país y en gran parte de américa, donde nos sabemos y sentimos  mestizos en su mayoría, y donde los vestigios indígenas son motivos del más puro sentimiento de orgullo y admiración, de donde surge pues este racismo y prejuicio social?

Si tienen ustedes una idea del porqué de esto, les invito a compartirla, para así entendernos mejor.

 “La retroalimentación que se da por medio de un debate,  es la forma mediante la cual uno aprende a ordenar sus ideas, a  analizar sus pensamientos y valorar sus argumentos,  es decir uno puede comprender que tan coherente y razonable es nuestra forma de pensar, o que tan errados estábamos respecto a determinado tema o idea mediante el análisis de los argumentos de los otros”

Orión. 

Anuncios