Luis Caro emigró a Madrid en 2002, donde tuvo que sobrevivir sin su familia, tocando música en el subterráneo. Un año y medio después, de regreso en la Argentina, recordó y comparó esta experiencia con el exilio que él y su familia sufrieron durante la pasada dictadura (1976-83). Con su particular sentido del humor, examina los últimos 25 años.

clic para ver documental

La crisis argentina se apoya en el marco de una crisis global de gobernabilidad democrática que tiene dos dimensiones importantes: la crisis de participación y la crisis de responsabilidad gubernamental. Estamos viajando a través de un país atontado por la crisis económica, experimentando muchos cambios sociales desde las huelgas populares de diciembre de 2001.

Junto al reconocido filósofo argentino Tomás Abraham, las valerosas Madres de la Plaza de Mayo, los trabajadores independientes de Zanon, la fábrica ocupada más grande del país, y muchos otros ciudadanos anónimos, observamos sus expectativas para la Argentina.

Como las de muchas personas, la historia de Luis Caro refleja la vacilación y la pérdida de fe en el país, que dio lugar a un gran éxodo principalmente a Europa, sobre todo a España, como lo hicieron sus antepasados cuando llegaron a la Argentina.

 

Anuncios